Noticias

Mantente al tanto de las novedades del mercado inmobiliario

prision provisional

  • LA PRISIÓN PROVISIONAL.

 

  1. CONCEPTO: La Prisión provisional es una medida cautelar, de carácter personal, que se resuelve en la privación de la libertad de un sujeto imputado, y que se adopta en el seno de un proceso penal por la autoridad judicial a lo efectos de garantizar fines adecuados a la CE y previstos expresamente por ley.

 

De este concepto derivan las siguientes notas configuradoras de la medida:

 

1, Se resuelve en una privación de libertad que se cumple en un establecimiento penitenciario pero sujeta a un régimen distinto al aplicable a los penados.

 

2, Es siempre jurisdiccional, no pudiendo en caso alguno ser decretada ni por los particulares ni por la autoridad gubernativa.

 

3, Tiene carácter provisional, pero se sujeta a unos plazos máximos.

 

4, Tiende a cumplir unos concretos fines, no siempre estrictamente cautelares, pero han sido estimados adecuados a la CE.

 

 

  1. NATURALEZA Y FINALIDAD DE LA PRISIÓN PROVISIONAL

 

El art. 503 LECrim atribuye a la prisión provisional de modo expreso, el cumplimiento de cuatro fines:

 

1, Aseguramiento de la presencia del imputado en el proceso.

2, La evitación de su frustración cuando exista el riego de ocultación, alterción o destrucción de pruebas.

3, La prevención de la reiteración delictiva.

4, Evitar que el imputado pueda dañar bienes jurídicos de la víctima. (En realidad se trata de una manifestación de la reiteración delictiva)

 

 

PRESUPUESTOS DE LA PRISIÓN PROVISIONAL.

 

EL FUMUS BONI IURIS.

 

Consiste en la exigencia de que frente al sujeto pasivo de la privación de libertad existan motivos bastantes para creerlo responsable del delito imputado.

 

El fumus boni iuri, o apariencia de buen derecho, se concreta, en la existencia de una imputación delictiva, de modo que la prisión provisional solo podrá acordarse frente a sujetos que hayan adquirido esta condición conforme lo establecido en el art. 118 LECrim.

 

 

 

 

 

PERICULUM IN MORA.

 

Solo se acordará la prisión provisional cuando sea objetivamente necesaria para la consecución de los fines que la justifican y siempre que los mismos no puedan alcanzarse mediante otro tipo de medida menos gravosa para el derecho a la libertad.

 

  1. Existencia de un delito. La prisión provisional solo puede ser acordada ante la comisión de un delito, nunca una falta, siempre que, además, el mismo tenga asignada una pena cuyo máximo sea igual o superior a 2 años de prisión y no concurra en el imputado una causa de justificación.

 

Sin embargo esto tiene dos excepciones:

 

  1. Excepción por exceso: Se trata de delitos que tiene más de dos años de pena privativa de libertad, pero no se acuerda la prisión provisional, por no concurrir las circunstancias previstas para su establecimiento.
  2. Excepción por defecto: Delitos penados con menos de dos años de prisión donde se puede acordar la prisión provisional. Esto puede ocurrir cuando el imputado tenga antecedentes legales,

 

FINES:

  1. 2. La evitación de un riesgo de fuga, constituye la principal de las causas que justifican el acuerdo de la prisión provisional, ya que, la ausencia del imputado impide la celebración del juicio oral.

 

Los criterios a tener en cuenta son:

 

1.-La naturaleza del hecho cometido: Aquellos elementos del hecho de los cuales pueda inferirse un concreto peligro de fuga, tales como la comisión del hecho por una banda organizada, la drogadicción de su autor, etc.

2.-La pena que pudiera imponerse al imputado: este es un criterio de especial relevancia, ya que cuanta más pena sea la esperada, mayor será el peligro de evasión del imputado. Ahora bien, la pena por sí sola no constituye un criterio determinante de peligro de fuga.

3.-Situación familiar, laboral y económica:

4.-La inminencia de la celebración del juicio oral, especialmente de los llamados juicios rápidos.

 

  1. El aseguramiento de los elementos relevantes de prueba.

 

La prisión provisional también se puede acordar con la finalidad de evitar que el imputado, solo o conjuntamente con otros, oculte, altere o destruya fuentes de prueba, relevantes en un proceso concreto.

 

La adopción de la prisión provisional, para el cumplimiento de esta función, se subordina a la verificación de tres condiciones:

 

1.-Que las fuentes de prueba que se quiere asegurar sean relevantes para el enjuiciamiento.

2.-Si se trata de pruebas personales, significa que el imputado tenga sobre las mismas cierta capacidad de influencia.

3.-Si se trata de pruebas materiales, que estén a disposición del imputado.

4.-La prisión provisional no podrá nunca adoptarse como respuesta a la falta de colaboración del imputado en la investigación.

 

  1. La prevención de la comisión de nuevos delitos.

 

  • Criterios de los que inferir el peligro de reiteración delictiva.

 

Podrá decretarse la prisión provisional para evitar dicho peligro cuando el sujeto esté imputado por un delito doloso, sancionado con pena igual o superior a 2 años de privación de libertad, siempre que se presuma la existencia de dicho riesgo atendiendo a las circunstancias del delito presuntamente cometido y la gravedad de los que se quieran prevenir.

 

  • Riesgo de fuga agravado.

 

Cuando, además de los datos anteriormente mencionados, el imputado sea un delincuente calificado de habitual o actúe de modo concertado con otra u otras personas y a esa conclusión se llegue por informes policiales o los que resulten del procedimiento en marcha, la prisión provisional podrá acordarse aún en los casos en que el delito presuntamente cometido tenga señalada una pena inferior a los años de privación de libertad.

 

  1. La prevención de la violencia de género.

 

La prisión provisional procederá cuando exista un riesgo concreto y fundado de que el imputado, por un delito doloso de cualquier gravedad pueda actuar contra bienes jurídicos de la víctima, es decir, pueda reiterar su conducta o agravarla.

Esta finalidad es especialmente digna de atención en los casos de violencia de género o contra la mujer.

 

DURACIÓN DE LA PRISIÓN PROVISIONAL.

 

La prisión provisional está sujeta al requisito de temporalidad, lo que significa que no se deben exceder los plazos que la ley establece, que tienen la consideración de máximos y no de mínimos.

 

Que los plazos sean máximos, no significa que no puedan agotarse. La prisión provisional deberá durar el tiempo imprescindible para alcanzar los fines propuestos y subsistir exclusivamente mientras permanezcan los riegos efectivos.

 

El art. 504 distingue:

 

1.-Plazos Iniciales (prorrogables): Se debe distinguir en función del motivo por que el se ha acordado:

 

Riesgo de fuga.

Reiteración delictiva.

 

En estos dos casos, si la pena es inferior a 3 años, la prisión provisional acordada será de un plazo máximo de 1año, aunque se podrá prorrogar por un tiempo máximo de 6 meses más.

 

Si la pena es superior a 3 años de privación de libertad, la prisión provisional podrá llegar como máximo a 2 años, pero se podrá prorrogar por un tiempo máximo de 2 años más.

 

Cuando la detención este justificada en el aseguramiento de fuentes de prueba: En este caso la prisión provisional será de 6 meses improrrogables.

 

2.-Plazos Absolutos: Si hay sentencia y ésta es condenatoria, pero ésta no es firme, sino que se puede seguir recurriendo, el imputado seguirá en prisión provisional. Pues en este caso el total no puede exceder de la mitad de la condena.

 

CLASES DE PRISIÓN PROVISIONAL.

 

La prisión provisional puede ser cumplida de diversas formas. No se trata de formas o medidas alternativas a la prisión provisional, sino de modos de cumplimiento de una privación de libertad.

 

Prisión ordinaria: La privación de libertad se cumple en un centro penitenciario, pero el imputado está en relación directa de dependencia con el Juez de instrucción y como aún no ha sido condenado, no le es de aplicación el régimen penitenciario.

 

Prisión incomunicada: Se encuentra dirigida al aseguramiento inmediato de la investigación, así como la evitación de la destrucción o alteración de los elementos probatorios. La incomunicación no podrá exceder de 5 días.

 

La incomunicación además de las restricciones derivadas del régimen penitenciario, consiste en la limitación de determinados derechos que corresponden a los detenidos y presos conforme a lo previsto en el art. 520 LECrim.

 

De acuerdo con el art. 527 LECrim, el régimen de incomunicación comportará:

 

1.-La designación obligatoria de un abogado de oficio, excluyéndose el derecho a designar uno de confianza.

2.-La imposibilidad de entrevistarse reservadamente con su Abogado tras la detención o prisión si es la primera privación de libertad ordenada.

3.-No se pondrá en conocimiento de las personas enumeradas en el art. 520.2.d el hecho mismo de la privación de libertad y el lugar en que se halla el imputado.

 

Prisión atenuada: El art. 508 LECrim, establece una forma de cumplimiento de la prisión provisional cuya diferencia con el régimen ordinario radica en el lugar en que ha de verificarse la privación de libertad.

 

 

 

Procede acordar la prisión atenuada en 2 situaciones bien determinadas:

 

1.-Cuando el imputado padezca una enfermedad y el internamiento en un centro penitenciario entrañe grave peligro para su salud. De esta forma, lo podrá cumplir en su domicilio y previa autorización judicial, podrá salir para someterse al tratamiento médico necesario.

2.-Cuando el imputado se halle sometido a un tratamiento de desintoxicación y deshabituación a sustancias estupefacientes, siempre que el ingreso en prisión pudiera afectar a los resultados de aquel. En estos casos la medida podrá verificarse en un centro oficial para el desarrollo de los correspondientes tratamientos.

 

PROCEDIMIENTO:

 

1.-Solicitud.

 

Los Jueces y Tribunales se encuentran impedidos de acordar todo tipo de privaciones o restricciones de la libertad si previamente tales actuaciones no han sido solicitadas por las partes.

Una vez que el detenido ha sido puesto a disposición del Juez de instrucción competente, debe convocar en el plazo máximo de 72 horas, a una audiencia a todas las partes personadas.

 

En esta audiencia el Juez sólo podrá decretar la prisión provisional o la libertad bajo fianza carcelaria si le es pedida por las partes, debiendo en caso contrario, poner en libertad sin fianza al imputado.

Si la audiencia no se pudiera celebrar por cualquier razón, el juez podrá acordar la prisión provisional si concurren los motivos previstos en el art. 503 o la libertad bajo fianza, pero en el plazo máximo de 72 horas habrá de celebrar una nueva audiencia.

 

Si a lo largo de la causa se quiere poner en prisión provisional o en libertad provisional a quien se encuentre en libertad o de cualquier modo agravar la situación del imputado, se requerirá igualmente la petición expresa de las partes debiendo celebrarse al efecto la audiencia antes referida.

 

El juez podrá levantar la prisión ordenando la libertad sin previa petición de parte en el momento que estime que han variado las circunstancias que se tuvieron en cuenta para su acuerdo.

 

2.-Órgano competente.

 

Conforme el art. 502 LECrim corresponde adoptar la prisión provisional al Juez de Instrucción competente para conocer de la causa, también podrá acordarla el incompetente conforme a lo establecido en el art. 505.6

 

La resolución habrá de adoptar siempre la forma de auto, habrá de ser motivado con expresión de las razones que fundamentan la restricción de la libertad.

 

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Menu